Páginas vistas en total

miércoles, 17 de diciembre de 2014

                                                                     

                                                                       





  14 de diciembre, Domingo

La cita era en domingo, la cita era en Buenavista, a la cita acudimos ataviados con nuestras lanzas, y allí fuimos acogidos junto al resto de voluntarios por los amigos Abeque.Nuestro destino, nuestro campo de batalla, en esta jornada no era otro que Barranco Seco, que nos esperaba imponente, fresco y verde, regalando al saltador su mejor verticalidad. Saltito a saltito y con seria observación localizamos nuestro “enemigo” a abatir, el rabo de gato, planta invasora que amenaza a nuestra flora, a nuestra fauna, a nuestro paisaje
            




David compañero Chiregua y miembro de Abeque, hábilmente tomó el mando de los saltadores, organizándonos por grupos y por zona, y de esta forma comenzó una jornadamás, con el fin último de erradicar a la “invasora”.


El trabajo no es fácil, tampoco es que sea muy duro. En busca de la planta, la lanza nos lleva por laderas verticales impensables para el senderista y una vez allí tras desflorarla procedemos, “picareta” en mano, a arrancar de raíz el resto de la planta.


 








El trabajo no es fácil, pero nos compensa, nos compensa compartir un fin en el que creemos, nos compensa compartir un día con tan buena gente, nos compensa


                                             ( Veronica )
  



 


martes, 2 de diciembre de 2014




(29 de noviembre)
Este fin de semana pasado, el Tagoror Chiregua suspendió la salida en ruta, atendiendo a las justas demandas que piden SOL (Sociedades oficiosas de lanzas), en base al decálogo del buen saltador, en uno de cuyos puntos dice textualmente “…debiendo ser la actividad de salto inherente al aprendizaje y goce de la Naturaleza Canaria, habrá circunstancias atmosféricas en las cuales no podremos usar esta herramienta de la lanza o astia para este fin,, pues estará reñido con nuestra seguridad : el llover, al no permitir frenar con la lanza, ya que estará la madera mojada, resbalando nuestra mano, perdiendo así las funciones para las que fue creada..” y hemos decidido dar descanso a estas herramientas que tan buen trabajo llevan realizando a lo largo de estos años.
Ya en serio , lluvia y lanza no son buenas compañeras, y mas de una vez lo hemos comprobado cuando unas gotas o la “posma” tan de nuestro norte, han cubierto el cielo, y hemos tenido que continuar con el bastoneo como único recurso, y con mucho cuidado.
 …eso si, el próximo sabado ¡nos volvemos a ver en el risco¡