Páginas vistas en total

martes, 24 de marzo de 2015



XVI ENCUENTRO DE SALTO DEL PASTOR- LA ALDEA, Marzo 2015

”HOMBRE MACHO GOFIO EN POLVO”

Como cada año el encuentro comienza  en dos ruedas, ésta vez nuestros compañeros Goyo, Enrique y Ángeles, se arriesgaron a ir desde el Risco hasta la Aldea, Nooooooooooo, (más allá de la Aldea) hasta Tasartico, olvidando un poco las prohibiciones del camino.




Una vez en el camping de Tasartico, nos encontramos con un lugar mágico, rodeado de grandes riscos y donde sentimos la emoción al encontrarnos con amigos y amigas saltadores que hacía un año o más que no veíamos. Todo se funde en abrazos, besos, recuerdos, sonrisas…
 


Antes de la cena nos explican la ruta del día siguiente, y tras ésta, unos se quedan de parranda, mientras  otros se marchan a descansar, en un ambiente tranquilo, donde se respira alegría.









 



















Con las primeras luces del día ya se escucha el tejemaneje de las lanzas, garrotes, batijeros, morrales… A las 07:30  ya estamos todos y todas compartiendo el desayuno y 30 minutos después ya estamos todos /as preparados para la ruta. Nuestros pasos salen desde el camping por el fondo del barranco hasta el camino que va a Guguy, en ese momento se unen más compañeros saltadores lo que nos llena de más alegría. Tras una fuerte pendiente llegamos a la degollada y ahí como una fotografía descubrimos la playa de Guguy, paisaje mágico que nos invita a descansar.


Tras coger resuello, nos dirigimos hacia Montaña Agua Sabina, donde la subida se hace aún más fuerte. Una vez arriba observamos la inmensidad del mar y unos acantilados impresionantes. Después de un piscolabis y reagruparnos cogemos la cresta que nos lleva hacia la morra dirección al Camping. Entre saltos a regatón muerto, garrapateos y gigantes en forma de tabaiba, vemos al fondo nuestro hogar, por éste fin de semana, el camping.



Ya se siente el calor del mediodía y poco a poco el camping recobra vida de saltadores. Después de la ruta no hay nada mejor que comentar los momentos vividos en el risco con una cerveza en la mano.


Y para finalizar el día, un buen baño en la marea, a pesar de sus bajas temperaturas y sus visitantes, las aguas vivas, en un rincón del mundo donde Diego sigue inventando herramientas para pescar las  aguas vivas, sin tecnología que lo deje inmóvil






Después nos dieron una charla muy interesante sobre la reforestación, utilizando la paloma Rabiche como símbolo. Y a cenar!!!!!!!!!! pero antes nos hacen entrega de bonitos detalles a los diferentes colectivos  que participaron y personas colaboradoras.


 


Al día siguiente, los que sobrevivieron a la parranda nocturna, nos animamos hacer una rutita con el guía Don Francis. Ésta ruta fue más corta que la del día anterior, pero con vistas igualmente espectaculares. Una vez finalizada la ruta, rápidamente recogemos nuestros  macutos, para irnos de comilona a la Aldea, concretamente en el local del Salem, sitio único rodeado de fotos que nos recuerdan momentos especiales vividos.




 
Con la barriguita llena, últimas conversaciones con nuestros compañeros saltadores, compra de queso y tomates, nos ponemos en marcha para regresar a Tenerife. Tras varios abrazos y apretones de manos, nos marchamos de ésta Isla, Gran Canaria, con las pilas cargadas de buenas sensaciones y alegría para seguir nuestros pasos por otros riscos y con el deseo de regresar el próximo año. Adiós Aldea linda siempre estarás en mi corazón.

                     
                         
( Ruyman y Tere )

 



martes, 17 de marzo de 2015






Domingo 15 de marzo

La ruta del Gollete la hicimos subiendo desde la Caldera en parte por el Camino de Candelaria que fue uno de los referentes obligados para trazar el entramado de rutas para brincar en el encuentro Taoro 2010. 


En aquel momento El Gollete se nos descubrió así, ante nuestros ojos, como uno de aquellos elementos poco visibles de esta comarca que buscábamos y no podíamos dejar de encontrar. Por eso hoy cogemos retazos de aquella descripción para relatar lo visto y disfrutado el domingo pasado.




En la subida la vegetación riquísima, el día soleado y la diferente orografía nos animó para no desfallecer.

En el descenso partimos de  Las Crucitas, dejando de lado el Parque Nacional para introducirnos en una vereda con abundante pinar reforestado que nos condujo hasta el Gollete. Esta piedra, desafiante perpetua de la gravedad, da nombre también al risco donde se asienta. Este, encaramándose como atalaya entre el espeso pinar canario, pone a nuestros pies la espléndida visión de todo el Valle de Taoro, dominado por el Teide. Echando la vista atrás, al noreste, se levanta desafiante el Morro Guanchijo, adivinándose tras él el Roque Jilargo; ambos presiden los altos de Los Órganos. Estos, que sólo pudimos admirar cuando llegamos a sus pies, son el espectacular y mejor ejemplo de la furia erosiva de la naturaleza en la parte suroriental del Valle.








Después de bordear el Gollete hacia el poniente, pudimos observar la única fuente, de su mismo nombre, que se conserva en varios kilómetros a la redonda, y donde un hermoso ejemplar de Bencomia sacia su sed perpetuamente. 
Luego, portentosos ejemplares de pino canario guiaron nuestros brincos, como el Pino Cambado, que hace honor a su nombre y que nos anunciaba nuestra pronta llegada al Camino Forestal.






El uso de bastoneo y pequeños brincos a pie juntos o de banda, fueron indispensables durante el trayecto descrito, pudiendo disfrutar del mismo y de la práctica del Salto del Pastor con un riesgo mínimo, aunque debimos incrementar la precaución en tramos erosionados y en otros, los más, por la presencia de pinocho. 




 




Ya en el Camino Forestal −muy transitado en una época para los aprovechamientos forestales y ahora rehabilitado−, pudimos optar por hacer saltos de poca dificultad en las sucesivas y repetidas curvas.

La flora de esta ruta resulta muy interesante por el aporte de humedad que, al incrementarse en el descenso, permite el hábitat de una mayor variedad de especies, sobre todo rupícolas (asociadas al risco) como Grenovias, Malpicas, Tolpis, Sideritis, etc
 




Los muchos barrancos que nos acompañan durante el descenso crean unos microclimas que permiten la existencia de comunidades vegetales de cotas más bajas y húmedas, como en la base del Roque Guanchijo, donde podimos apreciar Laureles, Follaos, Palo Blanco y unos interesantes ejemplares de Madroños entaliscados que desafían la gravedad. A la altura del Camino Forestal nos llamará la atención la gran densidad de Bencomias, y también la abundancia de Brezos, Fayas y Follaos que crecen a la sombra de pinos de gran porte. 


 






La vegetación del tramo final, en el Barranco de la Arena, está caracterizada por un bosque mixto, de pinos, laurisilva (monte verde) y castaños, entremezclados con antiguos terrenos de cultivo.



















( y como regalo final de ruta, el ratito de compartir lo vivido con unos vasitos de vino …y demás viandas…)


                             (Tagoror Chiregua)
              










martes, 10 de marzo de 2015





 

         8 de Marzo, domingo:


 Todo empezó en un pueblín de la montaña de León con un “vale por un ¿Te quieres venir a Tenerife conmigo?” escrito en una nota dentro de un librín regalo de cumpleaños. La cumpleañera es Barbarita y aquel que escribió la nota es el Negro. La idea del viaje era el reencuentro con grandes amigos, los encantos y las posibilidades de disfrutar de la isla y de la Pachamama, finca de permacultura ecológica, donde crecen los buenos alimentos mimados con la buena energía y los buenos sentimientos de Miry y David. Durante las dos semanas que llevamos aquí, hemos disfrutado del paisaje y paisanaje de la isla con ellos, trepando, trotando, riendo, gozando y empapándonos de la cultura y las actividades del pasado y presente de la isla.



     

Quedamos en la plaza de Buenavista en busca y captura de Rabo de gato, Penissetum setaceum, en el impresionante barranco de Masca , actividad propuesta por la Asociación ABEQUE, para la erradicación de esta especie de planta invasora.
                                                          

Nos juntamos a las 9 de la mañana con una “panda de motivaos”. Picaretas, bolsas para la recolección de las temidas flores, un impresionante número de lanzas para moverse como cabras por el risco y lo más importante, la mejor de las energías, estaban listas para pasar un día con mucha alegría. En Masca completamos el grupo con Román Morales y familia, que dieron el toque internacional de la jornada, venidos desde el corazón de Laponia (Escandinavia).
                 
Caminando a través del Camino del Canal del Agujero, fuimos disfrutando de las vistas del barranco, paisaje para nosotros único e irrepetible en nuestras andanzas por el mundo a través. A lo largo de la mañana nos fuimos distribuyendo en las zonas de actuación en pequeños grupos, revisando las zonas afectadas y dando machete a la amenazadora planta. La jornada fue muy satisfactoria, no solo por el trabajo realizado, sino por la compañía, practicar el silbo, nuestros primeros pinitos al salto del pastor y compartir el día en el marco incomparable de este espectacular lugar con tanta buena gente.
                                  







Acabada la jornada y de vuelta al pueblín de Masca nos pegamos un bañito en las frescas y revitalizantes aguas de arroyo del barranco, para llegar con sed de intercambiar impresiones. La sed la mitigamos con una cervecina aderezada con la música y baile de una isa canaria.

 

















Nos volvemos a León cargados de ilusiones y buenas experiencias, queriendo llevar a las montañas de León un poco de la cultura canaria.














                                            

              ¡Amenazamos con volver!
                        Barbara y Rubén ( Negro)