Páginas vistas en total

martes, 25 de abril de 2017

"La Tentación de María Luisa"

“Domingo mañana, ruta: Veta Las Cintas” 

Al comenzar, vemos que se cumple, como para casi todo, la regla de que para poder bajar primero hay que subir.
Así que para disfrutar de lo que nos deparará esta ruta empezamos con una sabrosa subida, para lo cual también empleamos la lanza.




Durante el trayecto encontramos otro factor importante: agacharse con regatón al frente.


 




En la cima de la ruta, una preciosa vista panorámica de Buenavista que nos sirve de escenario mientras hacemos una parada.




 

Las lanzas también hacen su reposo. Si un saltador las acompaña mucho mejor.

















Llega el momento más esperado y algunos hasta se quedan pensativos…


                                         








A Saltaaaar!!

 


















El buen tiempo nos acompañó durante toda la jornada.

 















 

Esta es la cara de alguno cuando te descubre haciendo una mala práctica.








Un excelente grupo donde no faltaron risas y anécdotas.






Y si al llegar al destino te quedan ganas, puedes emplearte en el asfalto con una gran sonrisa.

Con cariño, Lourdes.


martes, 11 de abril de 2017

El Toscón, en recuerdo de Francisco el Dornajo

El pasado domingo estuvimos en los riscos de Teno, llegamos con la intención de subir desde el cargadero hacia la Veta de las Cintas por el Paso Rompido y terminamos subiendo por el Camino del Risco con su piedra Teñidera (en mi opinión cazoletas) hacia el Descansadero que dicen los Teneros y el Tagoror como lo llamamos otros, para terminar descendiendo por el Marrubio dejando atrás el paso Carnero y a nuestra izquierda el Barranco de Ajoque camino hacia el Toscón, desde donde disfrutamos de las sensación de vértigo en el acantilado. Topónimos los de estos lugares que sin nuestros pasos corren el riesgo de perderse, memoria de nuestros antiguos.   


Este cambio de ruta sobre la marcha responde a que estábamos en compañía de miembros del colectivo, entre ellos Fran el presi que nos abrió la ruta. Brincar en estos riscos para mí es ir a la fuente, a la madre, es en ellos donde comprendo con todos mis sentidos porque la lanza se hizo imprescindible en otros tiempos y me siento afortunado de poder seguir sus pasos y sus huellas en el risco. Los pequeños muros en los lugares precisos para facilitar el paso, o lo portillos de piedra para controlar el ganado, me conectan con un tiempo de necesidades, de pasar penas que diría mi abuela, en el que se encontraba el sustento en estos riscos. Nunca me cansaré de honrar la memoria de esta gente.


El domingo cuando llegamos a la carretera nos encontramos con un vecino de Buenavista que nos dijo: “¿bajaron por el Toscón? Ese camino lo tenía bien cuidado Francisco el Dornajo” , que sirvan estas palabras para honrar su memoria y agradecer que nosotros podamos seguir sus pasos, brinco a brinco.
Juan





http://www.saltodelpastorcanario.org/web/wp-content/uploads/2012/08/Por-cuenta-propia-Tenerife-Octubre-de-2010..jpg